Guías de viaje

Nuestra colección de guías de viaje de México y el mundo se amplía cada año. Actualmente tenemos un acervo importante con el que nos hemos ganado el reconocimiento de nuestros lectores y de la industria de los viajes. El equipo experto de la revista Travesías, su reconocida red de colaboradores y un amplio archivo fotográfico permiten ofrecer experiencias únicas y una perspectiva diferente. Esto nos da una gran ventaja en la producción de contenidos: lo que otros se tardarían mucho en generar, nosotros podemos hacerlo en poco tiempo y con una gran calidad.

En Ecochic, por ejemplo, buscamos 25 destinos que por su entorno natural resultaran atractivos, y después encontramos alternativas de hospedaje que ofrecieran opciones ecológicas. En Vinos MX pensamos en editar una guía para que el viajero se adentrara en el cada vez más sofisticado mundo del vino mexicano, que vive ahora un momento histórico. En las páginas de Viajes con Conciencia en México quisimos mostrar que no sólo existen destinos hermosos, sino que nuestro país está lleno de personas que cuidan su entorno, que luchan por un desarrollo sostenible y que se organizan para recuperar espacios comunitarios.

También nos hemos dado a la tarea de explorar a fondo países como España, Turquía, Sudáfrica o Francia. A estas guías exhaustivas les agregamos el sello particular de Travesías, con experiencias y visitas únicas, que el viajero no encontraría en las rutas tradicionales.

Las guías de viaje de Travesías acumulan más de 15 años de conocimiento especializado; no es una casualidad que en estos años hayamos recibido varios premios al arte editorial. Nuestro objetivo es consolidarnos como una referencia para quienes encuentran en los viajes una manera de entender el mundo. Porque los viajeros expertos, más allá de moverse, saben y están informados del destino que visitan y de todas las posibilidades que ofrece.

¿Quién nos lee?

Nuestras guías están pensadas para un lector joven, culto, aventurero y de gustos refinados; para aquellos que se sienten igual de cómodos en el mejor hotel de lujo como en una austera cabaña en medio de un paisaje selvático.